ESPECTÁCULOS

¡Pueden ser hackeados los juguetes sexuales?

Debido a la pandemia por Covid-19, la compra de este tipo de juguetes para adulto han ido al alza; usuarios podrían estar expuestos debido a que son aparatos inteligentes

La pandemia provocó que el mercado de juguetes sexuales tuviera un impulso en sus ventas y uso este año, pero muchos usuarios no saben que estos dispositivos también pueden ser vulnerados por los cibercriminales si no se tiene cuidado.

Por ejemplo, sólo en China algunos fabricantes de este tipo de juguetes registraron incrementos en sus ventas de hasta 30 por ciento y los pedidos de exportación en AliExpress aumentaron hasta 50 por ciento durante la contingencia sanitaria.

Se trata de una industria con gran potencial, ya que la feria de Fabricantes de Novedades para Adultos de Estados Unidos previó que genere más 50 mil millones de dólares de ingresos este año.

“Todo esto plantea una necesidad importante para el próximo año de empezar a pensar mejor cómo se están utilizando estos equipos y los riesgos a los que el usuario puede estar expuesto”, consideró el jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica, Camilo Gutiérrez.

Esto porque los juguetes sexuales de ahora cuentan con características que hacen que formen parte de los llamados dispositivos del internet de las cosas. Por ejemplo, algunos se conectan al celular para que éste funcione como un control remoto o para personalizar los patrones de vibración.

 

Al revelar las Tendencias de Ciberseguridad para 2021, el especialista destacó que al estar conectados estos equipos se abre un “paraguas grande” para que los cibercriminales violen la privacidad de los usuarios.

La empresa Pen Test Partners halló una vulnerabilidad en Cellmate de la compañía china Qiui, el cual es considerado como el primer dispositivo de castidad controlado por aplicación.

Los fabricantes no tuvieron cuidado con la programación, de tal modo que cualquier persona podía tomar el control del equipo y bloquearlo.

Gutiérrez comentó que estos ataques en los que se vulnera y toma control del dispositivo pueden también provocar lesiones a los usuarios, así como robar datos para posteriormente chantajear o manipular a personas.

Lo peor que puede pasar es la filtración de información, de imágenes. Por eso nuestro equipo está trabajando en explorar y entender esas vulnerabilidades y cómo impacta a la sexualidad”, resaltó.

Ante esto, consideró que es esencial que los fabricantes empiecen a pensar en la seguridad de sus equipos antes de lanzarlos al mercado.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button