ESTADO

ASESINATO DE FOTOPERIODISTA POTOSINO ES “HERENCIA MALDITA” 

El 13 de julio del 2017, un grupo de agentes de la entonces Policía Ministerial habría amenazado al fotoperiodista potosino Edgar Daniel Esqueda Castro con desparecerlo y le escanearon su credencial de elector, pues presuntamente lo vinculaban con ser informante de un grupo criminal.

El 5 de octubre de ese mismo año, fue sacado de su casa con lujo de violencia por sujetos que se identificaron como Agentes Ministeriales y ya no se supo de su paradero hasta que fue hallado maniatado el 6 de octubre y con claras huellas de tortura en las cercanías del Aeropuerto “Ponciano Arriaga”, convirtiéndose en el primer periodista asesinado en San Luis Potosí.

Era colaborador de los medios Vox Populi SLP y Metrópoli San Luis.

El caso estremeció a la comunidad periodística potosina, pues además se difundió en redes sociales y chats de WhatsApp un video en el que se observa a Esqueda Castro ser objeto de un interrogatorio donde confirmaba la existencia de una nómina para pagar a reporteros y comunicadores en activo de medios como Pulso, El Sol de San Luis y Código San Luis, cuyos directivos tuvieron que recurrir al cese fulminante de los mismos sin pedir explicaciones, finalmente su reputación estaba de por medio.

En esa entonces el Gobernador priísta Juan Manuel Carreras y su Fiscal General del Estado, Federico Garza Herrera, hoy Secretario General de la UASLP, se comprometían a indagar los hechos y aplicar todo el peso de la ley contra los ejecutores, sin embargo y pese a las presiones y manifestaciones de los periodistas potosinos nunca hubo resultados positivos ni se les presentaron avances de las investigaciones, terminando por convertirse como en miles de casos en una “herencia maldita” para el actual gobierno.

Hoy el gremio de la comunicación local se manifestó en el Congreso del Estado para exigir un alto a los actos de violencia y asesinatos en su contra.

Indicaron que se trata de un movimiento que se suma a las protestas a nivel nacional por lo que consideran un claro atentado a la libertad de expresión en México.

Los diputados locales en respuesta aseguraron que crearán un punto de acuerdo para solicitar al Gobierno Federal mayores garantías en el ejercicio del libre periodismo.

Los periodistas potosinos no cuentan con efectivos programas de capacitación ni profesionalización, sus sueldos son de risa al igual que sus prestaciones favoreciendo que se dediquen a otras actividades.

Sus exigencias también deberían enfocarlas a sus patrones para demandar mejores sueldos entre otras condiciones que les permita tener un desempeño más digno de sus funciones.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button